91 277 71 02 - 610 08 54 99
C/ Alonso Cano, 4. Bajo A. Madrid

Tipos de brackets metálicos

Tipos de brackets metálicos

Hay muchos tipos de brackets metálicos, así como de zafiro, de plástico, de composite, de cerámica, brackets de acero… La ortodoncia actual da cada vez más opciones.

En un primer momento, hay que saber que los brackets metálicos suelen tener mejor comportamiento que los cerámicos y los de zafiro para muchos movimientos diferentes. Es por ello que los ortodoncistas suelen aconsejarlos para casos complejos.

El bracket es un elemento fundamental para los aparatos fijos de ortodoncia. En su funcionamiento, se adhiere a las piezas dentales para hacer una distribución de la tensión generada en el arco. De esa forma se podrán colocar los dientes en la posición diseñada por el ortodoncista.

¿Cuál es el mejor aparato con brackets?

En el análisis de las clases de brackets y la variedad de modelos de brackets metálicos, el mejor sistema es el que recomiende, en cada caso, cada ortodoncista. Adaptado a las necesidades del paciente y según sus peculiaridades específicas.

Tipos de brackets metálicos: La mejor opción

Entre la diversidad existente en la actualidad, es difícil decidir qué tipos de brackets son mejores, aunque los conocidos brackets de metal son la opción más económica. Son una solución, segura, resistente y eficaz, para muchos problemas de maloclusión y otras mal posiciones de las piezas dentales.

El funcionamiento de las distintas clases de brackets metálicos es sencillo, mediante unas gomas que van fijadas al arco. Estos brackets pueden personalizarse con muchos diseños y colores diferentes por lo que son una opción muy atractiva para los niños.

A los brackets metálicos se les suele denominar brackets fijos. Aunque hay muchas innovaciones en ortodoncia, los brackets de metal siguen siendo muy utilizados, entre otras cosas porque suponen una mayor facilidad para que el ortodoncista pueda colocar los dientes en la posición correcta.

¿Qué problemas se tratan con los brackets metálicos?

La mayoría de los problemas de ortodoncia pueden tratarse con los brackets de metal. Cerrar espacios entre las piezas dentales, el tratamiento de dientes torcidos por nacimiento o por causas sobrevenidas, como puede ser un accidente, dientes superiores adelantados o salidos, una mala mordedura o mala oclusión…

Algunos inconvenientes de los brackets metálicos

Aunque hay muchos tonos y colores diferentes, lo cierto es que muchas personas no quieren que se vea metal en su boca cada vez que sonríen.

También se da el caso de personas a quienes molesta el contacto del hierro en sus mejillas. La limpieza alrededor de los brackets metálicos también es otra de sus desventajas, pues tiene que ser minuciosa.

Ventajas principales de utilizar brackets metálicos

La ventaja principal con estos tipos brackets metálicos es que el tratamiento tiene una gran precisión y excelentes resultados. Los apoyos que aportan estos brackets dan un soporte permanente para que los dientes se vayan alineando y enderezando.

Cómo colocar los brackets metálicos

Lo primero sería realizar un TAG dental y un estudio bucal para evaluar cuáles serán los mejores brackets metálicos que podrían ofrecer resultados.

En una segunda fase, se procederá a realizar una limpieza de los dientes y a colocar los brackets de metal. Será preciso establecer un calendario de revisiones para hacer un seguimiento al tratamiento, y efectuar los ajustes que sean necesarios.

Al comienzo del tratamiento es normal que haya pequeñas molestias en los dientes, que comenzarán a moverse hacia las nuevas posiciones. Estas molestias leves pueden combatirse con analgésicos.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email