Llámanos

91 277 71 02 · 610 08 54 99 (Atendemos Whats App y SMS)
De lunes a viernes de 10 a 14 h y de 16 a 20 h

Escríbenos

citas@svmedical.es
O utiliza nuestro formulario de contacto.

Visítanos

C/ Alonso Cano, 4, Bajo A.
28010 · Madrid.

91 277 71 02 - 610 08 54 99
C/ Alonso Cano, 4. Bajo A. Madrid

Brackets metálicos, ¿Cómo funcionan?

Brackets metálicos, ¿Cómo funcionan?
Brackets metálicos, te explicamos cómo funcionan.

Entre los tratamientos más usados para corregir la funcionalidad y la estética de los dientes están los brackets o aparatos de ortodoncia.

Los brackets metálicos tienen arcos de alambre de aleaciones diferentes, con secciones apoyadas en soportes metálicos. De esta forma, el bracket se adhiere a cada diente, en función de su estructura dental, con los ángulos de inclinación y torsión adecuados.

El arco o soporte metálico transmitirá la fuerza al bracket, y el diente irá redirigiéndose a la posición que se busca.

Elementos de los brackets metálicos

Junto al soporte metálico, los brackets utilizan una técnica de ligadura para poder desarrollar movimientos diferentes a lo largo del tratamiento.

Un bracket suele tener tres partes: una de ellas es la que va adherida al diente, otra es una especie de vástago con aletas que sirve para integrar las ligas, y un arco o alambre que será lo que aporte presión al diente, con un movimiento de baja fricción en el sentido del arco.

¿Cómo son los brackets metálicos?

Estos aparatos no son grandes. Como la fricción con el arco del aparato es mínima, se potencia el movimiento de los dientes y eso hace que el tiempo de tratamiento sea corto.

Las ortodoncias metálicas están elaboradas con una aleación de acero inoxidable y niquel de uso biomédico. En el caso de personas con alergia al níquel, también hay brackets de titanio, a precios más elevados.

Entre todas las opciones de ortodoncia, los brackets metálicos son los más económicos.

En qué casos usar brackets metálicos
Gracias a su material, pueden utilizarse en la mayoría de los problemas de ortodoncia. Para cerrar espacios entre dientes, aportar soluciones a apiñamientos dentales, corregir problemas de mordida, dientes superiores que sobresalen, etc.

Beneficios de los brackets metálicos

–       Como hemos visto, económicamente son los más asequibles.

–       No existen molestias para el paciente, pues los brackets no tienen bordes afilados. Además de no dañarse los dientes, se extraen con facilidad al fin del tratamiento.

–       Son estables y seguros, su adherencia al diente es grande.

–       Pueden colocarse directamente, utilizado gomas de diferentes colores.

–       El efecto final es conseguir una sonrisa estética, equilibrada, y corregir problemas de mordida, así como mejorar la autoestima.

–       Los brackets metálicos pueden pegarse y volver a colocarse todas las veces que se despeguen o se caigan.

–       Estos brackets son higiénicos y sencillos de limpiar. En ellos pueden localizarse más fácilmente los restos de comida que en brackets de otros materiales diferentes.

–       Además de ser más económicos que otras opciones, su eficacia es la misma que el resto de modalidades.

–       La durabilidad de los brackets es mayor que la de los llamados estéticos. Aunque los brackets de zafiro y los de cerámica son fuertes y estéticos a la vez, los de plástico y resina son más económicos pero también más vulnerables y frágiles. Los metálicos son los más fuertes y los que mejor adhesión ofrecen.

Inconvenientes
El principal es el estético. No todas las personas desean pasar unos meses con aparatos metálicos en su boca cada vez que sonríen.

Sin embargo, la evolución de la ortodoncia está desarrollando modelos de brackets metálicos cada vez más pequeños y de tonos más claros. Incluso son menos voluminosos y ocupan menor espacio que otros tratamientos transparentes. Para estos problemas de imagen, hay una solución ideal que son los brackets estéticos.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone